Para leer: Poema

Viejas promesas desechas

 

Se empolvan en atriles

 

Son palabras tempestuosas

 

Fáciles de olvidar, de matar

 

Todas las palabras lo son.

 

 

Tambores de guerra

 

Temores que resuenan

 

¿No has comprendido

 

que el peor de los dolores

 

es no comprenderlo?

 

 

Vas ciega en un mundo de ciegos

 

Y no hay faro que ampare

 

No hay muelles donde descansar

 

Sólo la voz raspada de los muertos

 

Sólo su voz que nadie escucha.

 

 

Temblores, temblores que acechan

 

Bajo la sombra de un molle, alguien

 

Llora… llora en silencio

 

El peor de los dolores

 

Es no comprenderlo.

 

 

 

Pablo Cingolani

 

Antaqawa, 5 de noviembre de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *